bio

Nuevos órganos de percepción nacen como resultado de la necesidad.

Por tanto, ¡oh hombre!,

incrementa tu necesidad para poder incrementar tu percepción

· RUMI ·

 
 
 
Ignacio Falcón vino a este mundo un frío día de febrero de 1983 y la música captó su atención desde bien temprano. Compositores como Beethoven, Vangelis, Chopin o la música de películas como 2001 o La misión fueron algunos de los primeros impactos que configurarían sus valores estéticos.

Comenzó sus estudios de piano a los seis años, con la fortuna de poder aprender este instrumento no tanto desde el academicismo estricto y la gimnasia del ejecutante sino desde la perspectiva de la creatividad interpretativa y la improvisación. Con la mayoría de edad ingresó en el Conservatorio Superior de Música de Aragón para estudiar Etnomusicología. Posteriormente cursó el Máster en Estudios Avanzados en Historia del Arte (antiguo programa de doctorado en Musicología de la Universidad de Zaragoza). En 2018 volvió al Conservatorio Profesional de Música de Zaragoza para aprender contrabajo clásico.

 

En los más de treinta trabajos que lleva a sus espaldas ha tenido la oportunidad de poner música una gran diversidad de proyectos que abarcan desde cortometrajes, de los que se destaca poderosamente “Dentro”, un largometraje, proyectos de cine documental como “Somos amor”, videojuegos como “Blood Ancestors” o “Mr. Thready”, videos de educación ambiental y publicidad, performances en vivo como Confluyendo o Seishin y a proyectos de video-arte con creadores como David Cantarero, Laura Mesones o Nacho Arantegui.

Además, ha formado parte de diversas y bandas agrupaciones musicales de las que se destacan Big Sur (finalistas del concurso Muévete en Directo 2006 – Zaragoza) y la Schola Gregoriana Domus Aurea, dirigida por Luís Prensa.